Contacto: 809.912.1986 / 849.207.9318

Buenos modales: La base de la atracción

    Buenos modales: La base de la atracción

    Si, lo sabemos: “no atraes nada que NO deseas”, pero ¿de qué vale desear algo y querer atraerlo si nuestros modales en todo momento no reflejan una actitud positiva, agradable, deseable y que emita un aura de paz?.

    En los años 2000 y 2001 tuve la oportunidad de ser pasante de verano en un banco actualmente clausurado en República Dominicana. Durante mi experiencia como pasante, una de las primeras tareas que la gerente de la sucursal me asignó fue que aprendiera un poco sobre como manejar los clientes desde que llegaran a la sucursal hasta salir de la misma. Gracias a esa primera asignación pude percatarme de como reaccionaban los clientes en todo momento frente a cualquier escenario: resolver un problema; adquirir nuevo servicio; verificar balance; entre otros.

    Luego de que un cliente llegaba a la sucursal el punto crucial estaba en manos directas de 2 personas: 1) Seguridad; 2) Personal de Servicio al Cliente. (Lógicamente hay fuentes externas que pueden intervenir en el bienestar de un cliente)

    Imaginen 2 escenarios:

    1. Llegan a un banco, el seguridad no les saluda y el servicio al cliente les da la bienvenida pero no les sonríe.
    2. Llegan a un banco, el seguridad les abre la puerta, le saluda con mucha emoción  y le indica el camino, servicio al cliente le recibe con energía y una sonrisa inmensa.

    Imagino que se cual escenario les gustaría.

    Durante esa experiencia vi como muchos empleados hacían enojar clientes por no tener tan solo un poco de educación, por no pensar en el bien común del equipo de esa sucursal y de la organización. Pude observar clientes agradeciendo la amabilidad y la paciencia de algunos empleados hacia ellos y mejor aún, pude ser parte de esa “repartición de agradecimientos” por solo preocuparme por tener buenos modales y querer que mi entorno estuviese bajo un aura de felicidad y paz.

    Pero bien, ¿Qué son buenos modales?

    Los buenos modales son un conjunto de acciones que ejecutadas demuestran que una persona es correcta, educada, refinada (fuente). Personalmente, los defino como la llave de acceso a la vida de las demás personas; la acción que garantizará una tremenda primera impresión y la base de la atracción (amarrada a la actitud).

    “Ser caballero o dama nunca pasará de moda”

    Ya que tenemos una definición básica de buenos modales, ¿cuáles son?.- Sería imposible escribir una lista completa aquí pero mencionaré algunos que son fáciles de recordar (fuente):

    • Decir “por favor”, “gracias”, “disculpe”, “perdón”, “permiso”,”gracias”, “buenos días/tardes/noche”, “que tenga feliz día”, “gracias”, ¿mencioné “gracias”?
    • Sonríe siempre. Esta es la clave de todo este post!
    • Caballero: Sostener las puertas abiertas para otras personas, en especial las damas y permitirles que pasen primero.
    • Hablar educadamente, a menos que tu grupo tenga una jerga particular.
    • No hablar sobre temas negativos, rumores, chismes.
    • No interrumpir a quien habla de forma cortante. Practiquemos ser buenos oyentes.
    • Ofrecer asientos en transportes públicos cuando realmente sea necesario. Ejemplo: señor mayor, una mujer embarazada, etc.
    • Felicita a las personas
    • Sé un conductor cortés.
    • Aprende a saludar a las personas. Se cortés al momento de presentarte o saludar.
    • Presenta a los demás con gracia y altura. Si andas con 2 personas que no se conocen entre sí, pero a las cuales sí conoces, tu responsabilidad es presentarlas. “Hola X, te presento a mi amigo Y, el es excelente haciendo X X X X X” y repite lo mismo para la otra persona. Dar nombre y apellido y luego alguna cualidad clave sobre la otra persona garantiza una posible conexión  y una charla más amena.
    • Arréglate apropiadamente.
    • En la mesa: No mastiques con la boca abierta, no suenes los cubiertos con los platos y entre sí, pide permiso, entre otros.
    • Aprende a contestar llamadas
    • Si vas a dejar esperando una persona, hazlo amablemente.
    • Siempre ofrece ayuda a los demás, por ejemplo: piensa como te gustaría que alguien tratara a tu abuela o madre si ella requirieran ayuda en la calle.

    La lista sigue y sigue…

    Conclusión:

    Lo importante de todo esto es saber que nuestros modales (amarrados de la actitud) van a determinar que tipo de cosas vamos a atraer a nuestras vidas. El éxito de una buena venta, un buen plan, de prospectar y desarrollar arranca con los buenos modales. Les aseguro que teniendo en cuenta en todo momento los buenos modales tendremos un gran parte del trayecto al éxito garantizado!

    por Iván Visón

    Posted by virez / Posted on 13 Oct
  • Post Comments 0